sábado, mayo 01, 2010

LA CITA


No pensó nunca que a ella le sucedería algo así.

Le habían pasado muchas cosas en su vida, pero nada comparable con aquello.

En sus últimas vacaciones había decidido ir a una playa del norte y, como ya conocía y tenia amigos allí, fue a Comillas.

Sus amigos le habían presentado a algunos hombres interesantes, pero aquel madurito le gustaba y por las miraditas y roces varios sabía que era correspondida

El llevaba una año viudo y vivía solo en una casa solariega, rodeado de recuerdos.

Decidieron tener una primera cita, para charlar y conocerse mejor y quedaron para tomar el café en su casa después de comer.

Ana se puso sus vertiginosos tacones, maquillo suavemente su cara, peinó su melena y marcho a ver que le deparaba el destino .Quería que saliera bien aquello .

Atravesó las calles que separaban el hotel de la casa de Ginés y llamo a la puerta.

Jamás olvidaría la impresión que le provocó aquella visión.

Ginés estaba en la puerta,vestido con un pijama de franela de ositos esperándola. Por las perneras un poco cortas le asomaban los calcetines.

Aun ahora Ana soñaba con eso y se repetía una y otra vez

¿Pero que necesidad tenia yo de eso?


Dedicado a mi amiga que me estará leyendo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El relato, genial!!! es cierto, cuando cierro los ojos, aún le veo

Un beso enorme,

"Ana"

ameliadv dijo...

Este es el relato que más me gusta, me pare4cde fantástico

Vanadis dijo...

Ja, ja, ja, ja, ja.

Vanadis dijo...

Ja, ja, ja, ja, ja

Anónimo dijo...

Que bueno Fedri!!! Soy una amiga de Ana, Felicidades por tu blog esta genial! Ana si lees esto solo
puedo decirte una cosa."Tú en tu línea".Besitos.

"La gaditana"

Anónimo dijo...

Eso es, naturalidad ante todo y es su estado mas puro. seguramente Gines penso, "Aqui ya hay confianza, ¿para que derrochar glamur?; una fiesta de pijamas sera mas divertido jajaj.

Besazos.

"Nereida"