jueves, febrero 02, 2012

UNO MAS EN LA FAMILIA

¡Y castiga sin postre al gigante por su comportamiento!.-dijo su hijo
. Nunca pensó hacer esto, pero ahí estaba castigándolo.
Ruth reflexionó en todo lo que habían cambiado las cosas.
Cuando se encontró con él era un manojo de huesos, con miedos ocultos que demostraba en múltiples actitudes.
Se negaba a bajar al sótano y cuando  sus ojos veían  a Ruth coger un palo, se cargaba de terror.
Poco a poco se fue adaptando y llegó a ser uno más de la casa.
Por eso , ayer, Ruth no podía creer que su mastín hubiera terminado con toda la compra de la semana dándose el gran festín

1 comentario:

al son del mortero dijo...

Fedrilla,buenos dias,que alegría encontrarme por la blog un blog como el tuyo,le he hechado un vistazo y me ha gustado bastante,magnifico,me quedo por aqui un ratito más!!!
Un saludo