sábado, mayo 19, 2007

LAS PLAÑIDERAS


Como hace mucho tiempo que no escribo nada, solo recetas, es hora ya de que desempolve mas historias de mi niñez

Mi padre se vino a Extremadura recien acabada la carrera.
Se instalaron en un pueblecito pequeño llamado Torremayor, al ladito de Merida.
Alli tenia mi padre la consulta y atendia a los enfermos
Como en todos sitios.. unos enfermos se curan y otros no , evidentemente , y mas aún si son ancianos.
Eso mismo le ocurrio al recien estrenado doctor.
Con lo que no contaba el novatillo era con las costumbres que habia.
Aqui , y sobre todo en aquellos años oscuros de la posguerra , cada entierro era acompañado de lamentos , gritos y aspavientos. Cuantos mas gritos.... mas querian al muerto. A veces incluso pagaban a las plañideras.
Y el doctor.... madrileño.... creia que le echaban la culpa de la muerte.
¡Que mal rato debio pasar el pobre! , cuando `pasara el entierro por delante de su puerta y toda la parafernalia gritando

¡¡¡Ayyyyyyy. con lo bueno que era!!!!!!!!!

¡¡¡POrque te has tenido que morir!!!!!!!!!!!!! ( el buen señor tenia lo menos 90 años)

En fin ... despues de varios dias atemorizado... se tranquilizo despues de hablar con las fuerzas vivas del pueblo ( osea cura y maestros) que fueron los que le explicaron la tradicion

Os ha gustado??????

Espero que si

besitossssssssssssssss

1 comentario:

Loritox dijo...

¡Me ha encantado la historia! Aún recuerdo cuando me explicaron de niña la costumbre de pagar plañideras y me preguntaba dónde harían tal cosa.
Me he reído al imaginarme al entierro pasando delante de la casa de tu padre... Qué cosas.
Por cierto, te he "pirateado" una receta y la he puesto en mi página porque me ha gustado mucho.
Besos