sábado, mayo 17, 2008

LA LEYENDA DEL NOMBRE DE MAGACELA


Aqui teneis otra hermosa leyenda extremeña. Espero que a los extremeños que estan lejos de su tierra les guste. y a los demas tambien , claro

Durante la Reconquista, los cristianos atacan una fortaleza mora en Extremadura.
Dicha fortaleza estaba regida por el alcaide moro Ahmed-Ben-Alí, cuya hija, Leila, era famosa por su belleza y su valor.
En una de las incursiones de los cristianos, liderados por Arias Pérez, Ben-Alí muere, aunque antes encomienda a su hija la defensa del castillo, y toma toma juramento.
Continuaron las batallas hasta que Arias Pérez idea un plan para tomar el castillo por sorpresa.
Este plan da resultado y cogen a los árabes desprevenidos.
Leila, que estaba cenando, grita "Amarga cena para mí!", y se lanza a combatir, pero son derrotados, y antes de que ningún caballero cristiano pudiera apresarla, se suicida con su propia daga, y el castillo fué tomado por los cristianos.
Y de la frase "amarga cena" salió el nombre del pueblo de Magacela.
Cuantas leyendas hay en todos sitios verdad?
Animaros a mandarme leyendas de vuestros pueblos y yo os las pondre aqui. besotes

4 comentarios:

Vanadis dijo...

Curiosa leyenda, bueno como todas.
Esta si me ha gustado.

Anónimo dijo...

Curiosamente conocia esta leyenda por mi profesora de historia, Paquita. Mi madre que es de Magacela, también se enteró de esta leyenda siendo muy pequeña, cuando se lo contaba su abuela. De cualquier manera es una leyenda muy bonita.

Aicanduit dijo...

Bueno, curiosamente no sé como he llegado hasta aquí, pero el caso es que mi abuela y mi madre también son de Magacela.
Sencillamente, un pequeño dato que añade mi abuela cuando cuenta la leyenda del nombre es que dice que el ataque de los cristianos fué de noche, con ganado y reses a las que colocaron antorchas encendidas en la cornamenta, a modo de "toro embolado". La princesa, horrorizada y confundida al ver la rápidez de movimientos del enemigo y su ingente cantidad, pronunció la famosa frase que comentas y se suicidó.
Bonito pueblo y bonita tierra la de Extremadura, todavía queda mucho por descubrir.

Anónimo dijo...

la leyenda que contaba mi abuela era igual salvo en que la chica se tiraba desde lo alto del castillo a medio hacer.